Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. 
Conspiración, pólvora y traición. 
No veo la demora y siempre es la hora, 
de evocarla sin dilación